9 may. 2011

Construcción de un personaje

Les comparto un resumen de una entrada del blog de Pablo Ramos, hermoso, preciso y esclarecedor como siempre.

(...)
cuando uno encuentra UN POCO al personaje, este habla.  Al hablar uno lo ENCUENTRA UN POCO MAS. El personaje cambia, mejora, crece. Luego es OTRO PERSONAJE: habla distinto, y al hablar distinto uno encuentra matices nuevos, descarta alguno, otros están muy bien y entonces el personaje HABLA  OTRA VEZ OTRO POCO y uno afirma esos matices y los convierte en FORMA DE HABLAR, lo que es decir: FORMA DEL PERSONAJE, que dará como resultado la única real y necesaria FORMA LITERARIA que habrá de tener la novela. Si uno insiste con esto... la descoce.
(...)
estar con todo mi ser a la pesca...no de cómo habla la gente... si no a la pesca de TODO TODO EL TIEMPO, a la pesca de lo más utópico de la existencia... delirado, digamos.
(...)
(nunca llevo cuaderno, no se me olvida nunca lo que se me ocurre)


La entrada entera acá: http://laarquitecturadelamentira.blogspot.com/2011/05/fe-triste-la-construccion-de-un.html

2 comentarios:

  1. Respecto a llevar o no llevar cuaderno de notas, me gustaría dar otra mirada.
    Me parece que es importante escribir todo lo que se nos ocurre en algún lugar por varios motivos:

    1. Cuando escribimos una idea, una imagen, una escena, un personaje o lo que fuera, está ocupa otro lugar en nosotros. Cambia la imagen al ser escrita, y deja lugar a que otras ideas emerjan.
    2. Aceptando que exista el inconsciente, nuestros impulsos creadores vienen de ahí, me parece entonces que al transcribir una imagen de nuestra conciencia al papel actualizamos el vinculo con el inconsciente.

    Un abrazo amistoso.

    ResponderEliminar
  2. En nuestro deseo de tener a mano nuestras múltiples voces (que generan imágenes, personajes, ritmos, colores, fiestas y caos) recurrimos al papel para que las voces hablen y no nos coman crudos en el camino.

    ResponderEliminar